Prólogo

Ahora Tablante y Tarre publican una segunda investigación, El gran saqueo: Cómo y quiénes se robaron el dinero de todos los venezolanos. Si el primer libro resultaba alarmante en sus denuncias y se convirtió en una obra de consulta sobre la delincuencia organizada en Venezuela en sus ámbitos estatales, financieros, transnacionales, subversivos, sociales, no tengo ninguna duda en afirmar que el segundo volumen eriza la piel. Si el primero asustaba, este produce espanto y devela los delitos contra las personas, contra los bienes, contra la cosa pública en sus manifestaciones más corrosivas: narcotráfico, corrupción, asesinato, secuestro, contrabando.

Cuando uno profundiza la lectura de El gran saqueo, advierte que sólo en un país con un vacío de poder tan alarmante y un Estado de derecho tan destruido, y con una institucionalidad tan devastada, como la que exhibe Venezuela, autocracia legitimada por unas elecciones, puede permitirse que crezca la corrupción al amparo del gobierno, bien sea porque lo estimule o porque al desatender la mirada hace posible su existencia.

El lector debe prepararse para ingresar en un palacio inquietante, una suerte de museo del horror, donde se acumulan datos que muestran la forma en que la inteligencia humana trabaja al servicio del mal. Frente a lo que registra la investigación de Tablante y Tarre, todo lo que conocíamos antes sobre la corrupción en Venezuela resulta intrascendente.

Extracto del prólogo escrito por Pompeyo Màrquez

Advertisements