Presentación

¿Dónde están los dólares? El chavismo destruyó casi por completo la capacidad

productiva del país para hacerlo dependiente de sus dádivas, y luego hizo desaparecer

también la posibilidad de importar, sumiendo a Venezuela en la escasez y

la postración. Parte esencial del modelo que produjo esta catástrofe es lo que

estaba en realidad escondido detrás de la retórica de reivindicación de los pobres:

una corrupción que supera cualquier antecedente en la historia del latrocinio

en Venezuela.

En el bestseller nacional Estado Delincuente, Carlos Tablante y Marcos Tarre

explicaron cómo la institucionalidad venezolana fue tomada por militares y civiles,

funcionarios, empresarios y mafiosos, para convertir al país en un santuario del

crimen. Ahora, este libro ilustra cómo ese Estado delincuente ha servido también

de estructura para la que constituye su mayor operación delictiva: el gran saqueo

de una nación entera durante una bonanza petrolera. Aquí se muestra cómo fueron

realizadas las operaciones financieras con dinero público en el Principado de

Andorra, la creación de empresas ficticias, el derroche y la corrupción en PDVSA, el

saqueo en la Tesorería Nacional, en el sistema de control cambiario (Cadivi y

Cencoex, Sitme, Sicad, Simadi), las negociaciones de la red de la corrupción eléctrica,

los negocios turbios con los alimentos, el entramado corrompido de la

boliburguesía. Se expone al partido militar, una estructura castrense que ha colocado a

un alto porcentaje de miembros de la Fuerza Armada Nacional en ministerios y

otros organismos públicos.

Tablante y Tarre vinculan la información existente para componer el cuadro total

de este robo de proporciones históricas. Cómo los contratos para la red eléctrica

o la importación de alimentos y la manipulación de capitales en paraísos fiscales

como Andorra fueron vaciando al país de al menos 25 millardos de dólares,

mientras los enfermos graves morían por falta de insumos y la población era

forzada a hacer fila para comprar alimentos esenciales.

La casta militar y sus aliados empresariales de nuevo y de viejo cuño pretenden reinar

ahora como dueños legítimos de un país en ruinas: que libros como este al menos

pongan al lector en contacto con los expedientes que servirán para hacer justicia.